Paredes separadoras de viviendas con recintos de instalaciones o de actividad – cómo cumplir el DB-HR

Los recintos de instalaciones y los recintos de actividad son los que más ruidos generan y los que pueden ser más molestos para los usuarios en edificios de viviendas. Por eso, te mostramos cómo cumplir el Documento Básico DB-HR Protección Frente al Ruido en las paredes separadoras de esos tipos de recintos con las viviendas.

Los recintos de instalaciones son los que contienen equipos de instalaciones colectivas del edificio. Si el recinto del ascensor tiene la maquinaria incorporada, también se considera recinto de instalación.

Los recintos de actividad, en los edificios de uso residencial (público o privado), son aquellos en los que se realiza una actividad distinta a la realizada en el resto de los recintos del edificio. Por ejemplo, locales comerciales, garajes…

Por tanto, las paredes que separan las viviendas y esos recintos deben cumplir unas elevadas exigencias acústicas, para mantener el confort acústico en el interior de las viviendas. La exigencia que establece el Código Técnico para paredes separadoras es una exigencia con un parámetro del edificio terminado, no siendo válidas para su cumplimiento las resistencias acústicas medidas en laboratorio.

Objetivo de este artículo

  • Dar a conocer las exigencias que establece el Documento Básico DB-HR Protección Frente al Ruido para paredes separadoras de viviendas con recintos de instalaciones y recintos de actividad
  • Conocer los parámetros necesarios para el dimensionado de las paredes separadoras y qué valores mínimos tienen estos parámetros para asegurar un buen confort acústico y el cumplimiento del Código Técnico de la Edificación

Desarrollo

Los ruidos más molestos que se producen en las viviendas son los provenientes de los recintos de actividad y los recintos de instalaciones (como locales comerciales, garajes, cuartos de instalaciones, ascensores…). Por eso, y en la medida de lo posible, se ha de evitar que esos recintos sean colindantes con recintos protegidos de las viviendas (dormitorios, salones, comedores…).

Muchas veces es inevitable que linden unos con otros, por lo que es primordial realizar un buen diseño de las paredes separadoras de los edificios. Para realizar ese correcto diseño, es necesario conocer tanto las exigencias que establece la normativa, como los sistemas constructivos que ofrecen las prestaciones necesarias para cumplir dichas exigencias.

El Documento Básico DB-HR de Protección Frente al Ruido define los elementos de separación verticales como: aquellas particiones verticales que separan una unidad de uso (por ejemplo, una vivienda) de cualquier otro recinto del edificio, o que separan recintos protegidos o habitables de recintos de instalaciones o de actividad.

Ejemplo: elemento de separación entre un dormitorio y el ascensor común del edificio.

Las exigencias de aislamiento acústico que establece la normativa, se expresan mediante parámetros de aislamiento acústico en el edificio terminado “in situ” y pueden comprobarse mediante un ensayo de aislamiento acústico normalizado, en la misma obra terminada. Este parámetro medido “in situ” es el comparable con la exigencia que establece el DB HR, DnT,A. El valor de laboratorio de cada cerramiento solo es un valor orientativo de la resistencia acústica de una pared, no el valor exigido por normativa.

Aislamiento acústico a ruido aéreo

Los elementos constructivos interiores de separación de viviendas con recintos de instalaciones o de actividad deben cumplir unas características tales que se cumpla:

1) En los recintos protegidos:
El aislamiento acústico a ruido aéreo, DnT,A, entre un recinto protegido y un recinto de instalaciones o un recinto de actividad, colindante verticalmente con él, no será menor que 55 dBA.

2) En los recintos habitables:
El aislamiento acústico a ruido aéreo, DnT,A, entre un recinto habitable y un recinto de instalaciones o un recinto de actividad, colindantes verticalmente con él, siempre que no compartan puertas, no será menor que 45 dBA.
Cuando sí las compartan, el índice global de reducción acústica, ponderado A, RA, de éstas, no será menor que 30 dBA y el índice global de reducción acústica, ponderado A, RA, del cerramiento no será menor que 50 dBA.

En la siguiente tabla, podemos ver un resumen de las exigencias acústicas que establece el DB-HR para las paredes separadoras de viviendas con recintos de instalaciones o de actividad:

Exigencias-DB-HR_separadoras-de-viviendas-con-zonas-actividad
Flujo de trabajo para paredes separadoras con zonas de actividad | MURALIT

Flujo de trabajo

Los parámetros que definen los elementos de separación vertical son:

  1. m, masa por unidad de superficie del elemento base, en kg/m2
  2. RA, índice global de reducción acústica, ponderado A, del elemento base, en dBA
  3. ΔRA, mejora del índice global de reducción acústica, ponderado A, en dBA, debida al trasdosado

Condiciones mínimas de los elementos de separación de viviendas con recintos de instalaciones o de actividad:

En la siguiente tabla se establecen los valores mínimos que debe cumplir cada uno de los parámetros acústicos que definen los elementos de separación verticales. Para paredes separadoras de viviendas con recintos de instalaciones o de actividad, hay que elegir los valores mínimos que están entre paréntesis en la tabla, los cuales nos asegurarán 55 dBA in situ:

Tabla 3.2 del DB-HR | MURALIT

Por ejemplo, si fuéramos a diseñar una partición vertical de dos hojas de fábrica con bandas elásticas perimetrales, y que esta partición dividiera un salón de una vivienda con un recinto de ascensor que tenga la maquinaria incorporada, hay que conseguir una masa del muro de mínimo 200 kg/m2 y un RA mínimo de 61 dBA.

Conclusión

Las paredes que separan los recintos protegidos de los recintos de actividad o de instalaciones son las que más exigencia acústica tienen en un edificio.

Por norma general, el proyectista intenta evitar que estos espacios sean colindantes, pero muchas veces es inevitable y este tipo de partición debe diseñarse para que los usuarios de los recintos protegidos tengan el confort necesario para su bienestar.

Es importante recordar, que las exigencias que establece el Documento Básico DB-HR de Protección Frente al Ruido son en la vivienda terminada, con un ensayo “in situ”. Tener una pared con un valor suficiente de resistencia acústica medida en la laboratorio no garantiza en ningún caso el cumplimiento del CTE, ya que depende de condiciones de diseño, uniones e incluso de la solución de fachada que escojamos.

¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario